¿Es posible mantener tu casa limpia y ordenada sin tener que dedicarle a ello horas durante toda la semana? ¡Por supuesto que sí!

Sólo hay que coger algunas costumbres sencillas para que el desorden no nos invada en nuestro día a día que, cada vez, es más estresante.

Hoy hemos recopilado 5 consejos para que el orden de nuestro hogar forme parte de nuestra rutina de una forma sencilla y así, poder dedicar menos tiempo a la limpieza y más a las cosas realmente importantes, ¿empezamos?

 

1.- Guardar las cosas al llegar a casa

 

El simple gesto de dejar las cosas en su sitio al llegar, evitará que vayamos acumulando objetos encima de cualquier silla o mesa.

Sólo tenemos que guardar el abrigo, mascarilla, bolso, llaves … En su sitio.

Este gesto nos puede llevar a cabo un minuto y evitar que el fin de semana tengamos que guardar todo lo que hemos amontonado a lo largo de la semana.

Además, abrir las cartas al momento, tirar las que no sirvan y guardar en su carpeta las importantes, evitará que acumulemos papelotes innecesarios en la mesa o en el mueble de la entrada.

 

2.- Mantener el dormitorio ordenado

 

Mantener la habitación ordenada, nos costará un par de minutos al día. Sólo hace falta coger los siguientes hábitos :

 

  • Hacer la cama cada día antes de salir de casa
  • Guardar o echar al cesto de ropa sucia la ropa que nos quitamos por la noche

 

Estos gestos tan simples evitarán que la habitación sea un caos al final de la semana.

 

3.- Ordenar la cocina después de cada uso

 

La cocina es, probablemente, el espacio que más nos cuesta mantener limpio y ordenado. Pero con estos hábitos, conseguiremos que no se convierta en un caos en un sólo día:

 

  • Recoger todos los utensilios después de cocinar o comer: los sucios al lavavajillas, el resto a los armarios
  • Después de fregar, pasar la bayeta por el fregadero y la encimera. De esta manera no se acumulará suciedad
  • Aprovechar mientras se hace la comida para recoger o limpiar el resto de la cocina (suelo, mesa, lavavajillas …)

 

4.- Recoger las superficies al acabar de utilizarlas

 

Si nos acostumbramos a recoger cualquier superficie que utilicemos, no acumularemos desorden en los espacios. Y con superficies nos referimos a cualquiera: mesas, escritorio, lavabo, encimera …

Buscar un lugar para cada cosa y acostumbrarse a guardar en su sitio lo que se haya utilizado nos ayude a no acumular objetos por todas partes.

 

5.- Dedicar tiempo únicamente a pasar el polvo y limpiar el suelo

 

¡Esto es una buena noticia! Si has conseguido adoptar los anteriores hábitos cotidianos , a lo único que tendrás que dedicar tiempo el fin de semana será a pasar el polvo y limpiar el suelo. por lo que, habrás ahorrado un montón de tiempo que podrás dedicar a disfrutar en familia, pasear, leer … ¡O lo que más te guste!

 

¿Qué te han parecido nuestros consejos? ¿Cuáles son tus hábitos de orden y limpieza?

¡Te leemos! 😉

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

# Másde20AñosContigo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *