¡El verano ya está aquí!

Y aunque estamos encantados con la noticia, no queremos olvidarnos de esos pisos soleados que se convierten en un horno durante el verano. Es por eso que hoy queremos darte 5 sencillos consejos para que entrar en tu casa en verano tras un día de playa, sea un verdadero placer, ¿comenzamos? 😉

 

1.- Evita que entre el sol

 

 

A todos nos gusta una casa luminosa y soleada pero, si lo que queremos en evitar el calor para que podamos dormir por las noches, es mejor que optes por mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas durante las horas más calurosas.

Lo ideal sería ventilar la casa a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde cuando el sol ya haya caído. De esta manera mantendrás la casa con aire fresco y unos graditos menos.

 

2.- Enciende el ventilador y crea corrientes en casa

 

 

Si tienes ventanas opuestas, no dudes en abrirlas cada noche para crear corrientes de aire fresco.

Además, un ventilador no bajará la temperatura de casa, pero, en momentos de mucho calor, te ayudará a que el aire que respiras sea mucho más agradable.

3.- Reduce el uso de los electrodomésticos

 

 

Ésto, no sólo te ayudará a mantener más fresco tu hogar, sino que también ahorrarás en las facturas.

Intenta desenchufar todo aquello que no utilices como, por ejemplo, los ordenadores o las televisiones.

Por otro lado, intenta poner los electrodomésticos imprescindibles, como la lavadora o el lavavajillas, por la mañana o por la noche para evitar que sobrecarguen la vivienda de calor.

Y, ¿qué tal si nos decantamos por recetas de verano y evitamos poner el horno o los fuegos demasiado? De esta manera, además de no calentar nuestra cocina, nos mantendremos frescos también por dentro.

Eso si, si enciendes la cocina, no te olvides de usar la campana, esta te ayudará a sacar el calor.

 

4.- Tejidos de algodón para tu casa

 

 

Olvídate de las mantas de lana o terciopelo y tapa tu sofá de cuero, ¡el verano es la época del algodón por excelencia! Y por eso este tejido tendrá que estar repartido por toda la casa: sábanas, fundas para el sofá, colchas por si refresca a la noche… Si, además, utilizas colores claros, estos te darán una mayor sensación de frescor.

Por otro lado, intenta no tender ropa dentro de casa. La humedad la sensación de calor.

 

5.- Friega todos los suelos

 

 

Fregar el suelo con agua fría te ayudará a refrescar cualquier ambiente.

Además, si tienes balcón o terraza, es recomendable regar el suelo para bajar la temperatura y que el calor no entre hacia dentro a través de las paredes.

 

¿Te hemos ayudado? ¿Tienes algún otro truco para tener tu piso fresquito? ¡No dudes en compartirlo con nosotros! 😉

 

Equipo eica

eica agencia inmobiliaria

Donosti