Son nuevos tiempos para el mercado inmobiliario y somos conscientes de que ya no basta con colgar el cartel de “Se Vende” en el balcón para vender tu vivienda. Cada vez el mercado de segunda mano es más amplio y los compradores son más expertos por lo que destacar tu vivienda del resto se ha vuelto en clave esencial para llamar la atención de tu anuncio sobre el resto y conseguir que el comprador mire ese piso como su futuro hogar.

Dicen que la primera impresión es la que cuenta y por eso hoy os damos unas claves para lograr que tu piso no sea uno más entre el resto:

1.- LIMPIA Y ORDENA

No hay mejor carta de presentación ante los posibles compradores que una casa limpia y ordenada. Por ello, haz una limpieza profunda especialmente en cocina y baños, haz que las encimeras, azulejos y suelos brillen. De esta forma parecerán más nuevos y el comprador no pensará en cambiarlos.

Presta atención al olor, es lo primero que se detecta al abrir la puerta por lo que es recomendable que la casa huela a limpio. Utiliza ambientadores neutros y frescos, ventila… Es importante que el comprador no se “agobie” durante la visita con olores personales o con la sensación de una “vivienda cerrada”.

Vacía el espacio de objetos personales como fotos, cuadros, recuerdos de viajes… Hay que lograr que la persona que viene se sienta en su casa y no de visita en la casa de otra persona.

Retira los muebles innecesarios, quitarán espacio y harán que el piso parezca más pequeño. Deja los muebles que sean imprescindibles y que estén en buen estado. Si es necesario repara ese agarrador roto, esa puerta desencajada… Recuerda que los desperfectos restan valor a la vivienda.

 

2.- PINTA E ILUMINA

Pintar hará que el piso gane valor y que se eliminen olores. Elige colores claros y neutros, de esta forma llegarás a un mayor público y no tendrás problema a la hora de combinar muebles y ropa de cama o cortinas.

Elige una buena iluminación, nadie quiere vivir en un piso oscuro. Potencia la entrada de luz y no pongas muebles, sofás o camas delante de las ventanas, restarán luz al espacio. Abre ventanas y persianas, la luz natural le da a tu vivienda un valor añadido. Utiliza lámparas y bombillas que iluminen de manera adecuada, olvídate del bajo consumo, en este momento lo que nos importa es la luz.

 

3.- PONTE EN MANOS DE UN PROFESIONAL

Ponte en manos de un profesional inmobiliario, pero no de cualquiera, de aquel que te genere confianza y luche por tus intereses. Él te ayudará a buscar el precio justo, luchará por tus intereses, te hará un buen reportaje fotográfico que resalte lo mejor de tu vivienda, te realizará una campaña de marketing hecha a medida, seleccionará a los compradores potenciales de la zona, te informará de los resultados a corto y largo plazo… Y nunca lo olvides, él, como tú, lo que quiere es vender tu en el menor tiempo posible y al mejor precio.

Por último, ¡desaparece en las visitas! Los compradores no se sienten cómodos si los vendedores están delante. Aunque seas encantador (y tus niños y tu mascota también), las personas que van a visitar tu piso buscan en él su futuro hogar y con tus historias y experiencias en él no le ayudarás a imaginárselo. Así que aprovecha ese ratito libre que te da la visita para hacer un plan en familia y deja al asesor inmobiliario que utilice todos sus conocimientos y su experiencia para que el invitado se sienta en su casa.

 

Porque si tu hogar es especial… ¿Porqué tratarlo como uno más?

Haz que destaque del resto y ¡cuelga el cartel de VENDIDO! 😉

 

Equipo eica

eica agencia inmobiliaria

Donosti