Llega la fiesta más terrorífica del año y parece que el invierno se ha colado antes de tiempo por lo que, ¿qué mejor que celebrar la fiesta en casa en familia?

Hoy te damos unas ideas para que tus hijos participen en los preparativos y podáis pasar una noche terroríficamente divertida, ¿empezamos?

 

1.- Guirnaldas de miedo

 

Una decoración fácil y para todos los bolsillos. Crea una cadena de fantasmas, murciélagos, calabazas… O lo que se te ocurra.

Sólo tendrás que doblar un papel largo y recortarlo dándole la forma deseada. Después estirarlo y que tus hij@s lo decoren pintando.

¿No tienes un rollo de papel largo a mano? ¡No pasa nada!

Puedes recortar los muñecos y unirlos con una cuerda.

¡Ya tenéis vuestra guirnalda! 😉

Fuente: skiptomylou

 

2.- Velas tenebrosas

 

Necesitaremos botes de vidrio, cola de manualidades transparente, venda de gasa, ojos (los podemos hacer nosotros mismos dibujándolos en un papel y recortándolos después) y velas pequeñas. Nos quedará una iluminación original para la fiesta. Podéis seguir los pasos aquí

Puedes también realizarlas utilizando pintura para cristal en vez de gasas, el resultado será igual de original

Fuente: Espacio Hogar

 

3.- Globos de terror

 

Los globos nos permiten una decoración muy económica y divertida. Podemos pintarlos, decorarlos con sombreros o alas de murciélago, convertirlos en arañas pegándole unas patas de cartulina.. Pero las dos ideas que más nos gustan son las siguientes:

  • Globos Fantasma. Para hacerlos únicamente necesitarás globos blancos, un rotulador negro para pintar los ojos y unas gasas grandes para hacer el cuerpo. El resultado será el siguiente:
Fuente: Euroresidentes
  • Piñatas terroríficas. Esta idea nos encanta para las fiestas infantiles. Sólo tendrás que llenar el globo con Txutxes terroríficas (ojos, dedos…) y después inflarlos. Una vez inflados, pintar unos ojos o bocas al gusto y colgarlos del techo. Será muy divertido pincharlos para conseguir la sorpresa interior
Fuente: Handbox

 

4.- Photocall terrorífico

 

¿Qué mejor que un divertido Photocall para que los niños tengan un recuerdo de la terrorífica noche?

Puedes hacer máscaras de cartulina y pegarles un palo de madera (de los de los pinchos morunos). Pueden tener forma de murciélago, calabaza, esqueleto, gorros de bruja… Todo lo que se te ocurra, ¡saldrán fotos muy divertidas!

Fuente: Mister & Miss Party

 

5.- Repostería de miedo

 

Hoy hemos rescatado un tutorial para hacer Cupcakes con forma de fantasma. Suficientemente terroríficos a la vez que inocentes, ideales para una fiesta de Haloween infantil. Os dejamos el link para que podáis realizar esta deliciosa receta

Fuente: Lolita la pastelera

 

¡Esperamos las fotos de vuestra fiesta! ¡Feliz Haloween amigos! 😉

 

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#19AñosContigo