Gros, el barrio de moda con diferencia: joven, surfero y cosmopolita.

Situado en la parte oriental de la ciudad y delimitado por el Mar Cantábrico, Monte Ulía, Río Urumea y barrio de Egia. Su origen se remonta al siglo XIX cuando comienzan las obras en los arenales del margen derecho del río Urumea ganándole de esta manera espacio al mar. Su nombre viene del arquitecto don Tomas Gros al que se le dedicó una calle en dicho barrio.

Antigua vista aerea de Gros

 

Ha pasado de ser un barrio industrial a convertirse en uno de los barrios de referencia de nuestra querida Donostia. Es por ello que no deja de crecer.

En él se sitúa una de las zonas favoritas de los surferos, tanto donostiarras como extranjeros: Sagües. En Sagües podrás disfrutar de unas fantásticas terrazas después de un buen día de Surf. No puede faltar un “Campero” en el bar que le da nombre: El Campero o un buen GinTonic en “El Muro”. También puedes encontrar una zona deportiva donde disfrutar con unos patines o un balón de baloncesto. Y como no, desde su muro, uno de los más conocidos de Donostia, podrás admirar uno de los atardeceres más bellos que recuerdes.

Atardecer desde el muro de Sagües

 

Sagües se encuentra debajo del Monte Ulía, uno de los montes con mejores rutas de senderismo de la zona. Podrás realizar un trocito del Camino de Santiago paseando por ella a la vez que disfrutas de unas vistas diferentes de nuestra querida ciudad. No dejes de tomar un aperitivo desde el bar delCamping que se sitúa en el Monte Ulía mientras admiras la belleza del mar.

Cruce de Caminos en el Monte Ulía

 

Y no se puede hablar de Gros sin hablar de la playa de La Zurriola, una playa moderna de unos 800m de largo que ganó espacio con la obra que se realizó en el año 1994. A partir de esa obra esta playa se ha consolidado como la playa favorita de jóvenes y surferos recibiendo con sus olas a millones de turistas al año. En el año 2004 se convierte, además, en una de las pocas playas urbanas que permite el nudismo.

Esta playa ha convertido el surf en una forma de vida para muchos donostiarras llenando las calles del barrio de comercios y bares con temática surfer.

Dados los campeonatos que se celebran en dicha playa, cada vez son más los donostiarras que se apuntan a cursillos para iniciarse en este deporte.

Y, ¿Cómo hablar de Gros sin nombrar el Palacio de Congresos del Kursaal?

El arquitecto Rafael Moneo quiso, mezclar lo natural y lo artificial diseñando dos rocas varadas en forma de cubos. El edificio logró el Premio de la Arquitectura Contemporanea Mies van del Rohe, el premio más importante concedido en Europa por el caracter excepcional del proyecto y su inmnovación conceptual, estética, técnic y constructiva.

Este palacio de congresos celebra en su interior todo tipo de congresos y festivales: conciertos, teatros, musicales… Un auténtico regalo para los donostiarras.

Palacio de Congresos Kursaal visto desde el Paseo de la Zurriola

 

Aunque esta construcción no tuvo el beneplácito de todos los donostiarras y son muchos los que todavía critican tu moderna arquitectura y extrañan el antiguo Teatro Kursaal que antes ocupaba ese espacio, nunca llueve a gusto de todos.

Antiguo Teatro Kursaal

 

Y si hay algo que distingue a Donostia es su gastronomía y en este barrio tampoco podía faltar. Personalmente destacaría el Hidalgo 54 que ofrece una barra llena de pequeas delicias además de una gran variedad de vinos o el Garbola que elabora pintxos con ingredientes diferentes como el Canguro o el Tiburón. Desde luego no podemos olvidarnos del Mil Catas, uno de los finalistas del Campeonato de Pintos de Euskal Herria.

Pero si hay algo que destacar en este ámbito es su reconocido pintxopote, el mejor de la ciudad sin ninguna duda. El pintxopote, para aquellos que no lo conozcáis, se trata de una iniciativa hostelera que ofrece un pintxo de regalo por cada consumición. Se hace en un día concreto de la semana, normalmente en jueves (aunque algunos bares lo ofrecen más días) y el precio es más económico de lo habitual (precio cerrado).

Esta iniciativa ha resultado todo un éxito, tanto que en las noches de verano se llegan a cortar las calles al tráfico e incluso se organizan batukadas para amanizar la estancia en la calle.

Pintxopote del barrio de Gros un jueves cualquiera

 

¿Te imaginas poder vivir en un barrio con tanta vida?

Os dejamos algunas opción de vivienda en esta zona: http://bit.ly/29jrZFv

 

Y ahora dime, ¿Qué destacarías tú de este maravilloso barrio que es Gros?

¡Esperamos tu opinión! 😉