El ahorro energético está a la orden del día, mucho más ahora con las nuevas facturas de luz.

Hace un tiempo ya te contamos como mejorar el consumo energético de tu hogar al igual que te dimos unos trucos para ahorrar en tu factura de luz durante el confinamiento.

Pero ahora que se acerca el verano, queremos darte unos consejos para que las facturas de tu hogar no se disparen intentando vencer al calor (y no, no hablaremos de las franjas horarias), ¿empezamos? 😉

 

1.- Toldos y persianas

 

 

Aunque la luz del sol le de un aire mucho más agradable y positivo a nuestro hogar , en verano puede convertirse en nuestro mayor enemigo si lo que queremos es mantener nuestra casa fresquita .

Por ello, cerrar las persianas o bajar los toldos (si los tuvieras) en las horas centrales del día, te ayudará a mantener tu hogar más fresco y, a la vez, ahorrar energía en aire acondicionado.

Además, abrir las ventanas a primera hora o al caer el sol, nos ayudará a regular la temperatura interior de forma natural.

 

2.- Apagar el aire acondicionado y poner ventiladores

 

 

A pesar de las creencias populares, un ventilador consume muchísimo menos que el aire acondicionado, puedes verlo aquí .

Por ello, podemos recuperar los ventiladores que tenemos en el trastero o hacernos con uno nuevo para los días más calurosos.

El truco para enfriar mejor y más rápido la casa , consiste en poner los ventiladores cerca de la ventana . De esta manera, se hará más corriente y el frío se extenderá de forma más rápida por toda la estancia.

 

3.- Tender al aire libre

 

 

Si tienes un balcón exterior, un patio o cuerdas en alguna de las ventanas de tu casa, aprovecha las altas temperaturas para secar la ropa al aire libre.

De esta manera no tendrás que utilizar la secadora y ahorrarás considerablemente en la factura de luz.

Además de ahorrar, al secar la ropa al aire libre, comprobarás que la ropa huele mejor.

 

4.- Lavar la ropa a baja temperatura

 

 

La mayor parte de la energía de la lavadora, se va en calentar el agua para el lavado. Por ello, lavando a bajas temperaturas , conseguirás ahorrar en tu factura.

Hoy en día, existen detergentes que dejan la ropa perfectamente limpia en frío. De hecho, nosotros hace tiempo que no utilizamos los programas de agua caliente de la lavadora.

Pruébalo y verás como no te arrepientes.

 

5.- Bajar la temperatura del calentador

 

 

En verano, todos nos duchamos con agua más templada que en invierno. Por ello, nuestro consejo es que bajes la temperatura del calentador. De esta manera, en vez de templar la temperatura con agua fría, la regularemos desde el calentador y esto nos ayudará a ahorrar energía .

Además, aumentaremos la vida de nuestro calentador.

 

¿Qué te han parecido estos trucos? ¿Conoces algún otro?

¡No dudes en compartirlo con nosotros! 😉

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

# Másde20AñosContigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *