“La nueva Ley de Viviendas implanta rigurosos requisitos para los agentes inmobiliarios”. Ese es el titular. Como si hasta ahora no los cumpliéramos…

Y es que nos sorprende que aún existan agencias sin seguro de responsabilidad civil, sin dirección fiscal o que vendan pisos sin ni siquiera conocerlos. Pero haberlas, haylas, más de las que nos gustaría. Y a causa de ello, los agentes inmobiliarios profesionales, tenemos que trabajar con una gran mochila de falsos mitos en la espalda que muchas veces hace que nuestro bienestar psicológico se vea truncado. Aunque si de luchar sabe alguien… Esos somos nosotros! Los que hemos aguantado e incluso crecido durante la crisis, los que trabajamos cada día por superarnos, por darte el mayor servicio, los que nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo y no prometemos, sólo cumplimos, los que nos movemos, nos formamos, compartimos, nos emocionamos con cada compromiso cumplido, con cada cliente satisfecho.

Mucha es la gente que nos acusa de cobrar demasiado “por no hacer nada” o que sale corriendo por la puerta cuando hablamos de la Multiexclusiva. A esa gente le invitaría a que se acercara un día normal a nuestra oficina y viera como 5 personas nos dejamos día a día la piel por dar nuestro mejor servicio, por avanzar, formarnos, estar al día sobre temas legales, fiscales, financieros, mantener el anuncio de tu piso en primeras posiciones, compartirlo con las agencias de Donostia, realizar valoraciones e informes mensuales, contestar cientos de llamadas y correos electrónicos, realizar visitas a tu piso con clientes serios, buscar el piso de tus sueños sin hacerte perder el tiempo o la ilusión, asesorarte para evitar sustos e imprevistos en la que probablemente sea la compraventa mas importante de tu vida… Y todo esto teniendo en cuenta de que si no vendemos, no cobramos. Tal y como dice nuestro amigo Moisés Ruíz: “Conoce Ud. un médico que si no le cura no cobra?”

Hace poco un cliente nos dejó su piso diciéndonos: “Yo no firmo nada, yo os lo doy y os peleáis entre vosotros, el que lo venda cobra”. Nuestra respuesta fue clara: nosotros no nos peleamos con nuestros compañeros de profesión, nosotros colaboramos con ellos, nosotros no trabajamos con alguien que no se compromete a trabajar con nosotros mano a mano, nuestro trabajo se basa en un compromiso mutuo, en una confianza compartida.

5 sueldos, un local céntrico, página web, publicidad, promoción en 2 asociaciones, redes sociales, asesoramiento legal y fiscal, financiación, viajes a los pisos, reportajes fotográficos, valoraciones, negociaciones, gestión de clientes, carteles y un largo etc ¿De verdad creéis que cobramos demasiado por hacer la compraventa de tu piso rápida y segura? ¿De verdad creéis que no vamos a dar lo mejor de nosotros para vender tu piso teniendo en cuenta de que nosotros vivimos de vender?

Y por último… ¿Acaso tú trabajarías gratis?