Probablemente el espacio de la casa donde más cuesta mantener el orden y la limpieza es la cocina, ¿verdad?

Cuando acabas de limpiarla, ya tienes que volver a cocinar.

Por eso hoy queremos darte 3 trucos para que este espacio de tu hogar pase del caos al orden, ¿empezamos?

 

1.- Guarda sólo lo que usas

 

 

Tendemos a acumular cosas que luego nunca usamos. Esto nos hace perder mucho espacio en los armarios y, por lo tanto, hace que tengamos que dejar demasiadas cosas en la encimera.

Creo que el primer paso que hay que dar es sacar todo lo que tenemos (te va a sorprender todo lo que tienes cuando lo veas junto) y hacer una limpieza. Para ello sigue estos pasos:

  • Todo lo que no hayas usado en el último año, puedes donarlo o regalarlo (incluidas esas vajillas, copas o cuberterías que te regalaron y llevan años en una caja)
  • Lo que uses menos de 2 veces por semana guárdalo en los armarios (licuadoras, batidoras…)
  • Lo que uses diariamente guárdalo en los espacios más accesibles (detallaremos este punto a lo largo del post)

 

 

2.- Ordena los armarios por bloque

 

 

Tendemos siempre a ir guardando las cosas donde tenemos hueco sin darnos cuenta que a la larga esto convierte nuestra cocina en un auténtico caos. Por eso, mi consejo es agrupar los objetos por uso y destinar cada hueco a una cosa diferente. Esta es mi propuesta:

  • Guarda la vajilla apilada en el armario más cercano al lavavajillas o, si no existe, al fregadero. Los platos llanos en una pila, los hondos en otra, los tazones en otra… Así será más fácil guardarlos y además, quedará muy ordenado a la vista
  • Los cubiertos tendrán que ir en un cajón y es imprescindible que este tenga un cubertero adaptado a las dimensiones del cajón. De esta manera podremos guardar los cubiertos en orden y no desordenaremos todo cada vez que necesitemos por ejemplo un tenedor
  • Los utensilios de cocina (como la espumadera o el cazo) es ideal colgarlos en una barra en la zona que utilicemos para cocinar. Así estarán siempre a mano y será muy fácil colocarlos
  • Las cazuelas (junto con sus tapas) en un cajón grande o armario que esté lo más cercano posible a la zona de cocinar. Puedes utilizar unos separadores para que no se mezclen entre sí. Lo mismo con las sartenes
  • Los pequeños electrodomésticos entran en esas cosas que no utilizamos todos los días. Por eso puedes guardarlos en un armario más lejano a la zona de trabajo diaria. Evita dejarlos en la encimera ya que lo único que conseguirás es que se manchen y te estorben a la hora de cocinar
  • Los condimentos, aceites y demás pueden estar en un cajón extraíble o en un armario más reducido. Es aconsejable tenerlos juntos
  • Los productos de limpieza mejor debajo o cerca del fregadero. Puedes ordenarlos con barras, ganchos o compartimentos*

 

 

3.- Mantén el orden en tu día a día

 

 

 

Ahora que ya tenemos todo perfectamente ordenado, nos va a costar poco esfuerzo mantener este orden. Ya no tendremos que dar vueltas ni pelearnos con los artilugios que no entran.

Acostúmbrate a guardar cada cosa en su sitio después de usarla. Serán unos segundos que te ahorrarán horas de trabajo en la siguiente limpieza general de tu cocina

 

*Puedes conseguir cualquier artículo de orden en la tienda Orden en Casa situada en Donostia

 

¿Qué te han parecido estos trucos?

¿Tienes algún secreto para que tu cocina esté ordenada y despejada?

¡No dudes en compartirlo con nosotros! Estaremos encantados de aprender cosas nuevas 😉

 

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#20AñosContigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *