Como ya sabéis, acabo de pasar por el proceso de compra de una casa y ayer, por fin, acabé con la mudanza. Dicen por ahí que una mudanza es uno de los momentos que más estrés genera en una persona y hoy, después de todo, puedo afirmar que esto es totalmente cierto.

Por eso, hoy quiero compartir con vosotros unos consejos para que la mudanza resulte menos caótica, ¿empezamos? 😉

 

1.- Recopila el material necesario antes de comenzar

 

 

 

Para no tener que interrumpir el proceso, te aconsejo que te hagas con el material necesario antes de empezar:

 

  • Cajas: Recopila todas las cajas que puedas (nunca son demasiadas) y asegúrate de que son resistentes para no sufrir accidentes en el traslado. Es aconsejable tener cajas de diferentes tamaños pero, si son muy grandes, no las llenes del todo con objetos que pesen o te arrepentirás cuando tengas que moverlas

 

  • Cinta adhesiva: Un rollo de cinta de embalar puede ser suficiente ya que da mucho de sí. Asegúrate de precintar bien las cajas para que no se abran durante el traslado

 

  • Rotulador: Es muy importante escribir en las cajas lo que metes dentro o te volverás loco cuando llegues a la nueva casa. También puedes marcar con flechas la dirección en la que hay que colocarlas, sobretodo en las cajas en las que guardes objetos frágiles

 

  • Papel de embalar o periódicos: Vas a necesitas mucho papel para poder proteger tanto la cristalería como la vajilla o cualquier otro objeto que se pueda rallar o romper fácilmente. Nosotros no hemos comprado plástico de burbujas, no lo hemos visto necesario y además llevamos tiempo intentando evitar usar más plástico de la cuenta. Así que hemos embalado con papel y ha sido suficiente para que no se nos rompa nada

 

2.- Prepara un kit de supervivencia

 

 

Cuando llegues a la nueva casa, el caos se apoderará de ti. Por ello, es importante que prepares antes de empezar a guardar un kit de supervivencia para los primeros días: ropa, zapatos, pijama, vajilla, alguna cazuela y/o sartén y neceser.

De esta manera después podrás ir deshaciendo las cajas sin prisa.

 

3.- Haz limpieza de aquello que no utilices

 

 

Es el momento de hacer limpieza. Seguro que vas encontrando ropa y objetos que hace mucho que no utilizas. Puedes donarlos a personas con pocos recursos o incluso venderlos a través de cualquier página de segunda mano. Seguro que un dinerillo extra en este momento, no te viene mal 😉

 

4.- Vacía en orden

 

 

Ahora que ya tienes lo básico, puedes empezar a guardar. Nosotros, para no volvernos locos y no mezclar objetos, lo hemos hecho por habitaciones. Hasta que no acabábamos de vaciar una habitación, no comenzábamos con la siguiente. De esta manera hemos podido marcar mejor las cajas. Por supuesto, empezamos por vaciar los espacios que menos utilizábamos y el último fue la cocina.

¡Verás como tienes muchas más cosas de las que podías pensar!

 

5.- Embala con cariño

 

 

Para no llevarte sorpresas desagradables, embala todo con mimo. Tu objetivo es que cuando llegues a tu nuevo hogar, todas tus cosas estén intactas. Así que cuando te entre la prisa, recuerda que si lo haces rápido, ese objeto que estás embalando puede estar roto en unos días, verás como le pones más cuidado 😉

 

Y por último, tomatelo con calma y piensa que este estrés durará sólo unos días y que, para cuando te des cuenta, estarás disfrutando de tu nuevo hogar… ¡Ánimo!

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#Másde20AñosContigo

eica.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *