Como ya os contamos, el Certificado Energético es un documento que clasifica el consumo energético de los inmuebles y que es obligatorio a la hora de alquilar o vender un inmueble.

Además, en dicho Certificado, suelen aparecer una serie de medidas personalizadas para mejorar el consumo energético de tu hogar y así ahorrar en tus facturas de consumo además de contribuir con el medio ambiente.

Hasta hace poco nadie hacía caso a estas mejoras pero cada vez son más las personas que, a la hora de reformar una vivienda, deciden mejorar el consumo energético de su casa para reducir el consumo y lograr un hogar más eficiente.

Si eres una de esas personas, hoy queremos darte 5 consejos para reducir el consumo energético de tu hogar, ¿empezamos?

 

1.- Mejora el aislamiento de tu hogar

 

 

Muchos de los estudios realizados por expertos aseguran que el 65% de la energía de las viviendas se pierde por un mal aislamiento. Por ello, es importante revisar el aislamiento de de ventanas, puertas, suelos, muros o tejados (en el caso de que la vivienda esté situada en el último piso del edificio).

Aunque lo ideal sería renovar estos aislamientos con una reforma integral a través de un profesional, hoy te contamos unas medidas low cost adaptadas a todos los bolsillos:

 

  • Instala burletes en ventanas y puertas exteriores. Un burlete es un perfil blando (los hay de diferentes materiales) que impide que el aire se filtre desde el exterior por los huecos de nuestras viejas ventanas o puerta de entrada. Los puedes instalar tú mismo y el precio es muy económico

 

  • Aísla las cajas de las persianas. Aunque no nos demos cuenta, las cajas de las persianas son un coladero de aire exterior. Por esto, es recomendable abrirla e instalar una manta térmica dentro. Existen diferentes soluciones en el mercado, lo ideal es que lo consultes con un profesional aunque puedes ver un pequeño resumen aquí

 

  • Instala reflectores en los radiadores. Sobre todo cuando los radiadores están instalados en las paredes que dan al exterior, mucha de su energía se escapa por el muro en vez de calentar el espacio. Por ello, instalar reflectores en los radiadores nos ayudará a provechar al máximo esta energía. Existen diferentes clases pero normalmente son autoadhesivos y se colocan por detrás del radiador

2.- Cambia los electrodomésticos viejos

 

 

Los electrodomésticos antiguos consumen muchísima más energía que los nuevos. Por eso, merece la pena invertir en electrodomésticos nuevos que nos baje la factura de luz mes a mes.

Los electrodomésticos nuevos, además, contienen una etiqueta energética parecida a la de las viviendas. Por lo que será muy sencillo localizar los más eficientes energéticamente hablando.

 

3.- Uso inteligente de la calefacción

 

 

Utilizar el termostato de la calefacción o del aire acondicionado, nos ayudará a consumir menos energía. Es mucho mejor mantener la casa a una temperatura media que poner la calefacción a tope un rato y apagarla.

Una temperatura superior a 20º, aumentará nuestro consumo de energía y nuestra factura alrededor de un 7%

Además, cuida que las ventanas y puertas estén cerradas cuando la encendemos para no perder temperatura de forma innecesaria.

 

4.- Luz natural y de bajo consumo

 

 

Aprovechar la luz natural de nuestra casa nos ayudará a ahorrar mucha energía. Por ello es importante despejar los accesos de luz quitando muebles del medio o cambiando las cortinas gruesas por otras más ligeras.

Si tienes habitaciones interiores, abrir una ventana en los muros, ayudará a iluminar más fácilmente la habitación.

En los casos en los que la luz artificial sea indispensable, asegúrate de utilizar bombillas de bajo consumo que, aunque a la hora de comprar sean más caras, te ayudarán a ahorrar en la factura de la luz.

Si quieres saber cómo llenar de luz tu hogar, no te pierdas nuestro artículo

 

5.- Reduce el consumo del agua

 

 

Cerrar los grifos cuando no los utilizamos es algo básico pero que muchas veces no hacemos. Pero, además de esto, hay algunos trucos para reducir el consumo de agua:

  • Si el baño no es absolutamente necesario, dúchate
  • Instala una cisterna de doble descarga, de esta manera, cada vez que tiremos de la bomba, ahorraremos la mitad del agua
  • Revisa los grifos y tuberías para evitar fugas innecesarias

Estos pequeños gestos, nos ayudarán a no desperdiciar agua en nuestro hogar

 

Y recuerda, esto es sólo una pequeña pincelada pero, si puedes permitírtelo, confía en un profesional ya que, toda inversión que hagas a la hora de mejorar la eficiencia energética de tu hogar, a la larga merecerá la pena.

 

¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Tienes alguna otra para ahorrar energía? ¡No dudes en compartirla con nosotros! 😉

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#Másde20AñosContigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *