El otoño ha llegado y con él la lluvia, el viento y el frío.

En el norte, nos espera un fin de semana de mal tiempo, ideal para restaurar ese mueble viejo que tienes dando vueltas por casa, ¿no crees?

Hoy te damos 5 ideas originales para aprovechar estos días y darle un nuevo aire a ese mueble de tu hogar, ¿empezamos? 😉

 

1.- Pintura a la tiza (también conocida como Chalck Paint)

 

Imagen de Bohemian & Chic

 

Podemos decir que es la «pintura de moda» ya que, dada su sencillez a la hora de aplicarla, es la más utilizada en los últimos tiempos.

No es necesario que lijes el mueble, basta con pintar encima y además, es válida para cualquier tipo de material.

Dentro de su variedad de colores, nosotros nos quedamos con el verde menta en su versión pastel, los muebles antiguos pintados en este color, le darán un toque original a cualquier espacio de la casa.

 

2.- Papel pintado

 

La variedad de papel pintado es tanta que restaurar un mueble de esta manera te ayudará a que tu mueble sea mucho más original.

Sólo necesitarás el papel que hayas elegido y un pegamento especial para ello.

Asegúrate de medir y cortar bien para que no nos queden esquinas del mueble al descubierto.

Si el mueble que vas a restaurar tiene cajones, puede forrarlos por dentro con un papel liso en los mismos tonos que hayas elegido el de fuera.

También puedes combinar la pintura a la tiza con el papel. Te dejamos un ejemplo que nos ha encantado:

 

Imagen de Hogarmanía

 

Como te he dicho antes, las variedades de decoración son infinitas… 😉

 

3.- Técnica del decapado

 

Esta opción es un poco más costosa de hacer pero, con un poco de paciencia, el resultado es espectacular.

Los pasos a seguir son:

  • Retirar la pintura o barniz existente en el mueble
  • Pintar el mueble del color que más te guste
  • Lijar de forma superficial la pintura para lograr un efecto envejecido

El resultado será algo así:

 

Imagen de Bohemian & Chic

 

¿No te gusta el color que hay debajo?

También puedes dar una primera mano de pintura y otra encima de otro color. De esta manera, al lijar, en vez de salir el color original del mueble, saldrá el color de la primera mano de pintura 😉

 

4.- Pintar con plantillas

 

Imagen de Pinterest

 

Ya sean plantillas compradas (también conocidas como stencils) o hechas por ti, pintar un mueble con plantillas es relativamente sencillo y te permite personalizarlo al máximo.

Habría que dar la pintura base en el color que más nos guste (también puedes decaparlo) y, una vez seque esta pintura, colocar las plantillas encima y rellenar los huecos.

 

5.- Transferencias decorativas

 

Imagen de Cosqueretas

 

Esta técnica es de las más sencillas, consiste básicamente en hacer un calco. Con la imagen que queremos decorar, realizamos el poster (en vista espejo). También podemos comprar ya una imagen hecha para ello.

Sólo tienes que dar cola especial en el mueble y pegar la imagen en él, ten especial cuidado en que no queden burbujas de aire dentro. Puedes eliminar estas burbujas pasando un trapo suave desde el centro hacia las esquinas.

Por último, humedece con una esponja el papel por la parte de atrás. Cuando el papel empiece a romperse, tendrás que frotar suavemente hasta quitar todo el papel de la imagen.

Aplica un barniz encima para que la imagen quede fijada y protegida.

 

¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Has restaurado ya algún mueble?

¡Estaremos encantados de que compartas con nosotros los resultados! 😉

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#Másde20AñosContigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *