El ritmo de vida que llevamos a veces hace que nuestro cuerpo y mente se saturen. Y dicha saturación hace que nuestra concentración y productividad se vean afectadas.

Nos pasamos los días pegados a teléfonos, ordenadores, whats app, redes sociales, correos electrónicos… Hasta el punto en el que una jornada laboral no nos da para resolver todo lo que nuestra rutina laboral nos exige. Nos llevamos a casa los problemas y a la cama la lista de cosas pendientes. Quién no se ha despertado sobresaltado por la noche recordando algún pendiente importante que debe solucionar?

Agosto, el mes de vacaciones por excelencia, ha llegado y hoy os damos algunos motivos por los que coger esos días que nos pertenecen no es una opción sino una obligación:

– CULTIVAR EL OPTIMISMO. En vacaciones descansamos y desconectamos de nuestra rutina. Eso nos proporciona una dosis extra de optimismo y vitalidad que hará que volvamos con ganas de comernos el mundo por lo que nuestro trabajo será más eficiente, profesional y cuidadoso tras disfrutar de unos días de descanso.

– RECUPERAR LA CLARIDAD. Alejarnos de los problemas del día a día hará que los veamos desde otra perspectiva, quitemos importancia a lo que no la tiene y veamos salida a lo que no tenía solución. Volveremos con ganas y energía suficiente para solucionar lo que va mal y potenciar aquello que funciona.

– CORPORE SANO IN MENS SANA. Si, ya sé que es al revés, pero de la misma manera es igual de cierto. Estar continuamente pendiente del email, teléfono, mensajes, reuniones… Hace que nuestra cabeza se sature y llegue el estres, la enfermedad del S. XXI. Cada vez nos encontramos más bajos de salud y corremos el riesgo de enfermar. Dar un descanso a la mente apagando el teléfono y desconectando de las redes y el correo hará que tu mente se relaje y te sientas mejor, con más fuerza.

– REENCONTRARTE CONTIGO MISMO. A veces nos perdemos en nuestra propia vida y se nos olvida quienes somos, de donde venimos y a donde vamos. Unos días de desconexión nos dejarán tiempo para pensar, reflexionar y reencontrarnos con nosotros mismo y, de esa forma, ser consciente de donde estamos y a donde queremos llegar.

– RECONECTAR CON LOS TUYOS. A veces nos olvidamos que lo importante no es el qué sino con quien. Nuestro nivel de exigencia y entrega en el trabajo hacen que nos olvidemos de cuidar, mimar y disfrutar de los nuestros ya sean familia, amigos, pareja… Olvidamos que en la vida podemos cambiar de trabajo, de casa, de coche… Pero nuestros amigos y familia siempre están ahí. Compartir tiempo con ellos nos ayudará a fortalecer nuestras relaciones personales y a sentirnos más completos.

Por esto y por otras muchas cosas el equipo al completo de eica agencia inmobiliaria vamos a aprovechar la Semana Grande donostiarra para disfrutar de nuestras merecidas vacaciones, desconectar, reflexionar, estar con los nuestros… Y volver el Lunes día 17, con más ganas y fuerzas si cabe, para seguir dándote el mejor servicio.

Felices Vacaciones!!! Eta Aste Nagusi zoriontsu bat pasa!!!