Quizá lleves tiempo viviendo de alquiler o quizá sigas viviendo con tus padres. Seas del grupo que seas, si te estás planteando comprar una casa , hay muchas cosas que tienes que valorar antes.

Nos solemos centrar siempre en hablar de hipotecas , precios de venta o impuestos de compra … Pero, más allá del momento de la compraventa , también es importante conocer cuales son los gastos a los que vamos a tener que hacer frente una vez seamos propietarios de nuestro hogar .

Por ello hoy te contamos cuánto cuesta ser propietario de una vivienda , ¿empezamos? 😉

 

1.- Hipoteca

 

 

La hipoteca es el gasto más alto que vamos a tener en nuestra vida como propietarios . Por ello, es importante que busquemos una hipoteca que podamos pagar de forma cómoda durante los años que dure.

Si la hipoteca es fija, sabremos qué cantidad vamos a pagar mes a mes durante toda la duración de esta. En cambio, si es variable, esta irá cambiando y tendremos que contar con una posible subida del Euribor para no pillarnos los dedos.

No obstante, el banco te hará un estudio previo que te ayudará a no hipotecarte por encima de tus posibilidades.

 

2.- Impuestos municipales anuales

 

 

Como propietarios, tendremos que hacer frente a una serie de impuestos municipales fijos:

 

  • IBI : Es el Impuesto de Bienes Inmuebles. Lo controla el Ayuntamiento de tu localidad y se paga de forma anual . El coste varía según la zona y el tipo de propiedad. Puedes hacerte una idea de cuanto vas a pagar solicitando al vendedor del inmueble el recibo del último IBI que haya pagado o llamando al propio Ayuntamiento de tu municipio

 

  • Tasa de Agua y Basuras : La tasa de agua y basuras es diferente en cada municipio . En algunos Ayuntamientos se paga de forma anual (como por ejemplo en Errenteria) y en otros de forma trimestral (como por ejemplo en Donostia). Además, hay personas que tienen el consumo de agua fría dentro de los gastos de comunidad por lo que únicamente pagarían la tasa de basura. También hay Ayuntamientos en Gipuzkoa que ofrecen un descuento si reciclas habitualmente. No dudes en consultar en el tuyo para no llevarte sustos

 

3.- Gastos de Comunidad

 

 

Si vives en una comunidad de vecinos, los gastos de comunidad son otro gasto con el que tenemos que contar en nuestro estudio. Estos pueden variar mucho de unas Comunidades de Vecinos a otras por lo que te aconsejamos que preguntes cuales van a ser en tu caso. Hay dos tipos:

 

  • Gastos de Comunidad fijos.  Son los que se pagan para uso y mantenimiento de los espacios y servicios comunes : Limpieza, mantenimiento de ascensor, Administración de Fincas, agua comunitaria, seguro …

 

  • Gastos Extraordinarios.  Son los que se pagan de forma puntual para hacer frente a posibles reparaciones u obras de mantenimiento. En este grupo entrarían las obras de mejora comunitarias (fachada, patios, tejado …)

 

Además, hay comunidades que tienen servicios comunitarios de agua caliente y calefacción . En estos casos, se realizarán liquidaciones cada cierto tiempo para poner los gastos al día según consumos.

 

4.- Seguro de Hogar

 

 

El Seguro de Hogar es obligatorio únicamente si tienes la vivienda hipotecada aunque es recomendable en absolutamente todas las viviendas ya que se hará cargo de cualquier imprevisto o susto que tengas en tu hogar: Incendios, robos, inundaciones …

En esto, hay que esmerarse en mirar diferentes compañías y que la diferencia de precio y coberturas de unas a otras es abismal.

En cualquier caso, es un gasto anual que tienes que tener en cuenta como propietario.

 

5.- Gastos de consumo

 

 

Además de los gastos correspondientes a «fijos», tendremos que hacer frente a los gastos de consumo que generemos. Aquí, los gastos son variados dependiendo de cada persona aunque tenemos dos grupos:

 

  • Servicios básicos : Luz y gas
  • Servicios opcionales : Teléfono, internet, televisión de pago, alarma de seguridad …

 

Si has vivido de alquiler, tendrás una idea general de cuánto consumes, sino, irás regulando los gastos con la experiencia.

 

6.- Extras

 

 

Además de todos los anteriores, es importante saber que ser propietario requiere hacerse cargo de posibles imprevistos y gastos de mantenimiento de la vivienda .

Esta es la parte que más puede tocar tu economía ya que llega cuando menos lo esperas y cualquier reparación que no cubra el seguro, suele ser bastante cara.

Por ello, es importante contar con una hucha de imprevistos con la que puedas hacer frente a imprevistos como cambios de electrodomésticos, reparación de ventanas, cambio de tuberías y un largo, etc.

Los expertos recomiendan destinar el 5% de tu sueldo mensual a esta hucha de imprevistos

 

Y tú, ¿ya tienes calculados los gastos que te va a suponer ser propietario de una vivienda?

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

# Másde20AñosContigo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *