Cada vez los días son más cortos y las noches más frescas. Los días de playa, piscina y chiringuito se cambian por las promesas de cada Septiembre: dietas, gym y rutina sana.

Los padres comienzan la cuenta atrás para dejar de ver a sus niños dando vueltas por la casa sin saber que hacer. Llega Septiembre y con él la vuelta al cole!

Atrás quedan las largas horas de descanso y juegos para los peques y comienzan los nervios que surgen ante un nuevo curso. Nuestra pregunta es: ¿Están las habitaciones de tus hijos preparadas para el nuevo curso escolar?

Hoy os damos 4 claves para que las largas horas de estudio que le esperan a vuestros hijos sean más llevaderas:

 

Zona de Estudio

 

Foto de Decoración 2.0

 

Una zona de estudio cómoda, bien iluminada y bien equipada será la clave para poder guardar un orden y que la habitación no se convierta en un caos.

Es imprescindible una mesa de escritorio suficientemente amplia para que quepan un ordenador y que le quede espacio libre para sus cuadernos, libros o apuntes. Un porta lápices donde poder ordenar sus bolis, lápices, subrayadores ayudarán a que no se pierda el material escolar que tanto dinero nos cuesta. Si tiene cajones para poder mantener el escritorio en orden mejor. También una estantería cercana ayudará a que los libros y cuadernos que utilice cada día no acaben desperdigados en la mesa.

Una silla ergonómica adaptada a la altura de tu hijo hará que las horas que pase en ella sean más cómodas y no se canse antes de tiempo. Piensa que la postura de hoy afectará a la espalda de tu hijo durante toda su vida.

La iluminación es también un elemento clave. La mesa debería de estar lo más cercana posible a una fuente de luz natural y esta luz deberá de ser complementada con un flexo regulable en altura e intensidad. La luz no debe de dar directamente de frente ni cegar.

Elimina los juegos y distracciones de esa zona de la habitación, favorecerá la concentración del estudiante. Incluso estando en la misma habitación, la zona de estudio debe de estar bien delimitada al igual que la de juego.

Un concho o una pizarra cercana en la que dejar las tareas pendientes le ayudará a tu hijo a tener a la vista las citas importantes y que no se le escape nada.

 

Zona de Almacenaje

 

 

Durante el curso se acumulan libros, apuntes, cuadernos… Para que la habitación no se llene de cosas es imprescindible disponer de una zona de almacenaje que le permita al estudiante a tener todo lo que necesita durante el curso ordenado, junto y siempre a mano. Ahí dejará todo lo que no necesite en ese momento sin perderlo para un futuro uso. Un armario auxiliar o unos cajones debajo de la cama te ayudarán a tener más espacio de almacenamiento sin sobrecargar la habitación.

 

Decoración y Colores

 

Fotografía de TeleAdhesivo

 

Los colores de las paredes, muebles y complementos, al igual que en el resto de la casa, son importantes. No pintes las paredes de colores chillones que provoquen estrés o distraigan a tu hijo. Los colores neutros ayudan a la concentración. Un blanco o los tonos pastel en las paredes harán que tu hijo se sienta relajado. Combínalos con algún complemento decorativo de color vivo que aumente su energía y su actitud positiva. Puede valer también una foto de vacaciones o un recuerdo de sus amigos del pueblo, eso hará que se sienta motivado.

 

Pide su Opinión

 

 

Quizá esta sea la parte más importante. A tus hijos les gustará participar en la decoración del lugar donde van a pasar más horas de las que les gustaría. Cuenta con ellos y haz que se sientan parte de la creación del que será su lugar de trabajo.

 

Nosotros ya estamos pensando en la vuelta al cole, ¿y tú?

 

Equipo eica

eica agencia inmobiliaria