El otoño no acaba de instalarse y pasamos de tener 21 grados a tener 10 en un sólo día. Aún así, el verano queda lejos y es hora de realizar el cambio de armario definitivo.

Probablemente, esta sea una de las tareas que más pereza nos da así que hoy queremos darte algunos consejos para llevarla de la mejor manera posible. Hoy te diremos cómo realizar el cambio de armario en sólo 3 pasos, ¿empezamos?

 

1.- Vaciar y Limpiar

 

Lo primero que tenemos que hacer es sacar del armario toda la ropa dejándolo totalmente vacío. Una vez lo tengamos vacío vamos a limpiarlo y perfumarlo. Es aconsejable, una vez limpio, colgar unos saquitos con olor agradable que, además, nos ayuden a evitar las polillas. También nos servirán las cáscaras de naranja y limón que, además, son más naturales.

 

Imagen de El Mueble

 

2.- Lavar y guardar la ropa de primavera/verano

 

El segundo paso es poner en orden y guardar correctamente la ropa que hemos sacado.

Aprovecharemos este momento para hacer limpieza de todo aquello que ya no nos ponemos. Los expertos dicen que si no te has puesto una prenda durante una temporada entera, ya no te la volverás a poner. Así que deja en un rincón* toda la ropa que ya no vayas a utilizar, más tarde te diremos que hacer con ella.

Respecto a la ropa que vamos a guardar, para que se conserve en buen estado y no nos llevemos sorpresas desagradables el año que viene, aconsejamos guardarla lavada. Podemos protegerla de diferentes maneras dependiendo de donde la vayamos a almacenar. Nos valen fundas, cajas o bolsas de cierre hermético.

Las bolsas con cierre hermético son nuestras favoritas ya que nos ayudan a ahorrar espacio en casa.

Los accesorios como los sombreros, mejor guardarlos en cajas para evitar que cojan formas no deseadas.

Al igual que en los armarios, es aconsejable introducir en esas cajas o bolsas saquitos antipolilla. De esta manera evitaremos que la polilla entre para la temporada que viene.

 

Imagen de Palebluedoor

 

3.- Ordenar el armario

 

Una vez guardada toda la ropa de verano llega el mejor momento: ordenar la ropa que nos vamos a poner a partir de ahora.

En este momento tenemos que revisar la ropa que guardamos y volver a hacer una selección. Lo que sepamos que no nos vamos a poner lo dejaremos en el mismo rincón* que la ropa que hemos descartado de verano.

La ropa que vamos a utilizar la ordenaremos en 3 montones:

  • Ropa de sport o de deporte. Nuestro consejo es que esta ropa esté en un cajón o en una balda aparte para que no se mezcle con el resto y podamos preparar la mochila del gym más rápido y sin desordenar el resto de ropa
  • Ropa de trabajo o de diario. Esta es la ropa que más vamos a utilizar por lo que la pondremos más a mano. Para que no se arrugue demasiado, aconsejamos utilizar perchas de las mismas dimensiones y dejar espacio entre la ropa.
  • Ropa para eventos especiales o días festivos. Si hay opción, ésta la guardaremos en otro armario o en otra puerta. Sino, la mantendremos en la esquina para evitar desordenar el armario cada vez que busquemos una prenda.

 

Imagen de Me lo dijo Lola

 

Los abrigos, chaquetas y demás ropa de abrigo, aconsejamos guardarla en un armario específico para ello. Puede estar en el recibidor de la casa o en el vestidor (si fueras afortunado y lo tuvieras).

Para complementos como pañuelos, bufandas, gorros, cinturones etc. existen unas perchas específicas que te ayudarás a mantenerlos ordenados sin que apenas ocupen espacio. Como por ejemplo éstas:

Imagen de organizador.online

 

¿Y qué hago con toda la ropa que me ha quedado descartada en el rincón*?

Puedes venderla a través de internet en páginas de compraventa de segunda mano o puedes hacer algo todavía mejor: donarla a gente que la necesite.

Justo este sábado hay recogida de ropa solidaria en La Bretxa de la mano de Zaporeak. Puedes obtener más información aquí.

 

¿Te ha ayudado nuestro artículo? ¡No dudes en comentar y compartir!

¡Hasta la próxima!

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#19AñosContigo