Cada  vez sois más los que venía a nuestra oficina preguntando por un piso en alquiler con opción a compra.

Por eso hoy hemos decidido contaros cuales son las principales ventajas y desventajas de este modelo tanto si eres comprador, como si eres vendedor, ¿empezamos?

 

¿Qué es un alquiler con opción a compra?

 

 

Un alquiler con opción a compra permite a un inquilino vivir en una vivienda en régimen de alquiler por un tiempo determinado, tras el cual puede comprar dicha vivienda descontando del precio acordado con anterioridad las rentas de alquiler que ha ido pagando.

Los requisitos mínimos de este contrato, que en realidad son dos (uno de alquiler y uno de venta) son los siguientes:

 

  • Tiene que indicar la renta que se pagará durante el plazo del alquiler
  • El precio de la futura compraventa tiene que quedar fijado desde el principio
  • Hay que marcar el límite de tiempo en el que se ejecutará la compraventa

 

A partir de estos requisitos, no hay unas condiciones específicas para este tipo de contratos aunque lo habitual es que se realice una entrega de una cantidad inicial que se descuenta del precio final de compra y que, en caso de que finalmente el inquilino/comprador no ejecute la compraventa, se queda el propietario en modo de «indemnización».

 

Ventajas para el propietario:

 

  • Recibes dinero por adelantado. Aquí entra la cantidad que se entregue al inicio del proceso (habitualmente ronda el 10% del precio final de venta) y las rentas que se paguen durante la duración del contrato de alquiler
  • Puedes cobrar una renta superior a la que cobrarías en un mercado de alquiler habitual ya que el inquilino lo tomará como un adelanto de pago de la compra
  • No pagarás impuestos de venta hasta que se ejecute la escritura de compraventa

 

Ventajas para el inquilino:

 

  • Inviertes el dinero de la renta en la compra pagando «cuotas» sin intereses
  • Puedes vivir en casa e ir realizando mejoras
  • La cantidad que finalmente vas a pedir al banco será inferior ahorrando de esa manera intereses

 

Desventajas para el propietario:

 

  • El precio está fijado de antemano por lo que no podrías beneficiarte de una posible subida de precios de mercado (aunque tampoco sufrirías una bajada)
  • No es una venta segura ya que el posible comprador podría echarse para atrás (aunque te quedarías con las cantidades entregadas)
  • Recibes el dinero de forma gradual

 

Desventajas para el inquilino:

 

  • El precio está fijado de antemano por lo que no podrías beneficiarte de una posible bajada de precios de mercado (aunque tampoco sufrirías una subida)
  • Si finalmente, por cualquier motivo, no pudieras ejecutar a compraventa, perderías todas las cantidades entregadas
  • Te arriesgas a un cambio de condiciones hipotecarias que puede perjudicarte

 

¿Nuestro consejo?

 

 

Si finalmente, seas propietario o inquilino, has decidido que este modelo te interesa:

 

  • Ponte en manos de un profesional que estudie tu caso
  • Asegúrate de que el contrato que vas a firmar reúne las condiciones pactadas
  • No firmes nada que no entiendas (esto lo puedes aplicar a cualquier documento o contrato que tengas que firmar en cualquier ámbito de tu vida)

 

¿Te queda alguna duda? ¿Podemos ayudarte? ¡No dudes en contactar con nosotros! 😉

 

Directora de Oficina

 

Irati Martín

eica inmobiliaria Donosti

#Másde20AñosContigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *